Ya que los enlaces están prohibidos y perseguidos por la ley, resulta difícil compartir tu biblioteca de ebooks en Internet. Para lo demás puedes usar BitTorrent. Es un sistema P2P en el que compartes mientras te bajas archivos, y lo hace de una forma transparente y sencilla. En cambio, para los ebooks, el BitTorrent es una herramienta que crea gran dispersión. El que más y el que menos tiende a reunir una pequeña o gran biblioteca de ebooks en el ordenador de casa y compartir todos ellos con BitTorrent, aunque no es imposible, se complica demasiado. 

Una forma de solucionar este problema ha sido la típica petición por email de un amigo: «Anda mándame tal libro». Pero claro, eso es útil para un círculo muy reducido de amigos y conocidos. No puedes andar enviando ebooks por email a diestro y siniestro. Termina por cansar.

¿Y si dijera que hay una forma de hacer lo mismo pero de forma totalmente automática?

Pues lo hay, y he de añadir que lo he escrito yo. Se trata de un proyecto que aún no tiene nombre y cuya función es atender peticiones de libros por correo electrónico y responderlas de acuerdo a nuestra biblioteca de Calibre (si no conoces Calibre, ya estás tardando). El sistema actual tiene algunos comandos que «entiende», a través de los cuales puede consultarse la base de datos de Calibre y si se desea, recibir un libro de la misma. Toda la interacción se produce por correo y de forma totalmente transparente al propietario de la biblioteca. Un amigo escribe un email y el programa consulta la biblioteca y responde también por email a la dirección del amigo. Es así de simple.

¿Será esto ilegal también? No cabe duda que compartir archivos con un amigo no puede ni debe serlo, sea por el medio que fuere. Ahora bien, hacerlo con una herramienta automatizada… no lo sé. Realmente no hay mucha diferencia, porque el propietario es muy quién para entregar la dirección de email del sistema a las personas que desee. Incluso puede añadirse un subsistema de seguridad para que sólo se responda a direcciones autorizadas. Este esquema no dista mucho de un grupo de amigos que comparten libros, y en ese modo, creo que debería ser totalmente legal. Al menos es legítimo a cien por cien.

En fin. El programa está en pruebas alfa y hasta ahora funciona a la perfección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *