Hace mucho tiempo, en un lugar muy remoto había un viejo monasterio en el que habitaban doce sabios. Aún con un pasado glorioso a sus espaldas, el monasterio ahora era pobre y apenas tenían que comer. Los monjes, los novicios, los sirvientes: todos lo habían abandonado y sólamente quedaban tres personas para atender a los sabios ancianos.  Desesperados invocaron a los sabios a un sínodo extraordinario para pedir consejo sobre cómo salir de la difícil situación en que se encontraban. ¿Serán capaces los prosáicos y seniles maestros de dar solución a las cuitas del monasterio?

Historia corta que os tráigo aquí lista para disfrutar en un ratejo que tengáis. Espero que os guste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *