Sobre el propósito de la vida

En este mundo bello y maldito a la vez, tarde o temprano, uno se pregunta por qué estamos aquí. Es probable que esa pregunta esté de algún modo escrita en nuestros genes, pues todo el mundo se la ha planteado alguna vez. Después de todo, por algo es una de las preguntas fundamentales del ser humano y cuya respuesta, algunas personas, han creído encontrar en lo metafísico. Personalmente no voy a entrar en eso. Considero que el intelecto y la lógica es la única herramienta válida para hallar la solución, si es que la hay. Por ello, para mi, insisto, todo lo que no sea una búsqueda intelectual entra en el terreno del autoengaño. Otro de los ámbitos en que se ha perseguido hallar la respuesta, y desde tiempos remotos, es la filosofía. La filosofía es por definición la búsqueda de la sabiduría, por lo que no debería diferenciarse demasiado del desarrollo intelectual. Pero, con el tiempo, ha sido imposible evitar que la filosofía se convierta en el estudio de sí misma y de su historia y autores. No es que sea un desperdicio, pero esos estudios nos alejan de nuestra propia búsqueda vital, lo que no deja de ser un obstáculo. Si lo meditamos con tranquilidad, en rigor, hoy en día pocos se dedican a pensar. Me parece que la vida es hoy tan rápida que no te da tiempo y muchas veces hacemos las cosas sin necesario detenimiento. Y es una pena, porque en ese trajín atravesamos el camino sin apenas vivir de verdad. Pero vayamos al tema que nos ocupa.

Texto completo »

Como saltarse la detección de tu bloqueador de publicidad

Como saltarse la detección de tu bloqueador de publicidad

Esta tarde he entrado en una página web que visito frecuentemente y me he encontrado con esta desagradable imagen. Y es que el número de usuarios que usan bloqueadores de publicidad ha crecido exponencialmente, lo que ha disparado la guerra en la que estamos inmersos.

Texto completo »

Los pagos por móvil

Los pagos por móvil

En Europa se oyen murmullos de cambio. Esta vez parece que pretenden cargarse el dinero en efectivo. Ignoro lo que tardarán en hacerlo. Sé que en países como Suecia y Dinamarca. La solución mágica que proponen para aligerarnos el bolsillo y olvidarnos de la necesidad de llevar efectivo siempre encima, es pagar con el móvil. Google ya tiene su Wallet desde hace tiempo, ahora es Apple la que se une con Apple Pay. Los bancos de todo el mundo han olido el pastel y ya han firmado con Apple un contrato en el que la compañía les obliga a cederle un 0,15% de cada transacción. Evidentemente, idiotizados por el posible volumen de transacciones, se han apresurado todos a bajarse los pantalones. Y es que ya casi nadie duda de que jamás existirá un sistema de pagos anónimo, y que aunque el del bar donde te tomas un café, o el de la tienda donde te pillas unos pantalones no sepa quien eres y únicamente compruebe que hayas completado el pago; el banco no perdona y lo sabrá todo.

Para los gobiernos las ventajas vienen por partida doble, podrán lograr el largo tiempo ansiado sueño de fiscalizar todas y cada una de las transacciones económicas entre humanos, sacándonos una tajada ya nada más darle al botón de pagar; y además todos esos datos de donde te has tomado el café y tus costumbres del día a día. Mucha gente ya ha aportado pruebas sobre la fiabilidad en este tipo de cosas de los gobiernos. Pero es que, además, ¿quién te dice que a los bancos no les de por sumarse al carro de vender datos y se quieran sacar un pico con tus costumbres? Entonces ya no serían sólo el gobierno y el banco, sino empresas varias desde la de seguros a la de viajes. Esto no es la primera vez que lo digo, pero cada vez es más posible que a la hora de contratar un seguro de lo que sea, la compañía te suba el precio por beberte una caña todos los días después del trabajo.

El dinero nos acompaña desde hace milenios y hasta ahora nos ha ido bien con él. No pretendo decir que sea cómodo del todo. Tienes que asegurarte de sacar el dinero que necesites y acordarte de metértelo en el bolsillo. Puesto que ahora lo más probable que llevemos encima no es el dinero, sino el móvil -pese a que un billete de veinte euros pesa y abulta bastante menos- no me parece en principio mal el que se pueda pagar con el móvil. El problema viene cuando le vas a confiar a tu banco y quién sabe a quién más todas las transacciones económicas que hasta ahora se saldaban con un intercambio de dinero en metálico y de las cuales no se enteraban mas que los dos interesados. ¿Por qué no usar un sistema tipo blockchain con claves anónimas como en BitCoin o CurrentC? Desde el punto de vista de alguien que no vea nada malo en que se fiscalice todo (por si el IVA no fuera ya bastante), la cosa es que con ese modelo también se puede fiscalizar. Bastaría con ver qué tipo de bien se ha intercambiado y cargar el impuesto debido. No amigos. Nos dirigimos a un sistema en el que, cuando vayas a comprar lo que sea a una gran superficie, las pantallas cercanas parpadearán recordándote que tienes que comprar champú y papel higiénico. Y ya de paso que se acerca la fase productiva de tu pareja y que si quieres follar sin consecuencias, que compres también condones.

Estas embarazosas revelaciones me recuerdan algunos recientes incidentes en los que un hacker se ha apoderado de los datos de los empleados públicos del gobierno de EEUU. O cuando le hackearon el ordenador al director del FBI. Las personas tendemos a sufrir fallos y esos fallos pueden ser catastróficos a la hora de mantener los secretos a salvo. El día de mañana puede pasarle lo mismo a un gran banco, y entonces un afamado hacker publicará en Pastebin la media de las veces que se limpia el culo Rajoy al día. Y puede que todo esto al final le explote donde más le duela al que permita que pase. Yo espero que la gente no pique y que sigamos muchos años pagando con dinero en efectivo.

Disculpa

Estos dos últimos días quizá no haya podido acceder al blog. Esto se ha debido a dos intentos infructuosos, por mi parte, de actualizar a la última versión disponible de b2evolution. Pido disculpas por las molestias.

En los dos casos pude restaurar la copia de seguridad que había hecho, pero esa acción toma bastante tiempo, seguramente debido a mi ineptitud al no haber eliminado cosas superfluas como el cache. El caso es que todo iba bien hasta el último paso, en el que aparecía un error "500 Error interno del servidor" y me dejaba con los archivos actualizados, pero con la base de datos para la versión anterior, sin actualizar. Intenté hacer lo mismo a través de softaculous y del sistema de actualización automático de b2evolution, con el mismo resultado. Por el momento lo voy a dejar estar y quizá sea hora de partir de una instalación limpia.

Nuevamente ruego perdonen mi ineptitud y las molestias que les haya causado.

Un saludo. 

Actualización: Finalmente he conseguido actualizar por un procedimiento poco ortodoxo. He hecho una nueva instalación con Softaculous y he copiado la configuración de la base de datos de la antigua a esta. Detectó el problema de la versión de la base de datos díscola, pero esta vez todo fue bien sin errores.

La informática en el cine y la televisión

Ayer veía el cuarto episodio de la tercera temporada de Elementary. Esa especie de recreación moderna del mito de Sherlock Holmes en la que Watson es mujer y se llama Joanne en vez de John. En el episodio mencionado se jugaba con la idea de una inteligencia artificial avanzada que era capaz de hacer cosas para las que no había sido programada. No fue un episodio especialmente bueno, pero me llamó la atención y mi mente aprovechó la coyuntura para volver a repasar una vez más un tema que me apasionó desde que conocí la existencia de los ordenadores. Siempre en las películas se distorsiona todo y la gente piensa lo que no es. Y sobre eso quiero hablar.

Catalogo las películas de contenido informático en dos categorías: por un lado las que se desvían totalmente de la realidad hasta el punto que no pueden ser consideradas ni siquiera como ciencia ficción (porque como ya sabemos, para que algo sea ciencia ficción, tiene que tener algunas bases científicas); por otro lado las que limitándose a la realidad más áspera y real resultan ridículas a ojos del conoisseur. Evidentemente habrá más, pero estas dos son las que más frecuentemente se ven y las que más me molestan. Como ejemplos aclaratorios he elegido este pobre capítulo de Elementary y el film Firewall, que cuenta con la aparición estelar de Harrison Ford.

El ordenador en el que estaba montado el increíble programa de inteligencia artificial parecía correr Windows. En un momento dado explican como ha sido posible introducir el virus que, momentos antes, había matado al programador provocándole un ataque epiléptico mortal. Resulta que el virus se podría haber introducido gracias al mecanismo de reproducción automática de Windows, ese en el que existe un archivo "autorun.ini" en el que se puede colocar la orden de iniciar un programa que venga contenido en el CD o DVD por el sólo hecho de introducirlo en el ordenador. Pues bien, en lugar de explicar eso, se complican con que la víctima había copiado el cd arrastrando su icono al escritorio. Todo el mundo sabe que eso no funciona, y que incluso arrastrando una de las pistas (que aparecen como archivos en el explorador) no se copia la música en absoluto. Hay que recurrir a un programa que lea el disco y que interprete las pistas de audio. Y precisamente con ese método no se hubiera "infectado", jejeje. En fin. Todo el tiempo que aparecía una pantalla de ordenador, se notaba que era un montaje de vídeo. En muchos casos ni había un teclado. Se ve que se escriben los programas por ciencia infusa.

En el caso de Firewall, se produce una intrusión en una compañía y llaman al maestro Ford para arreglarlo. Él llega con su imponente apariencia y, ni corto ni perezoso, añade tres reglas de iptables al firewall de la empresa. Que en efecto es lo que haríamos en la realidad. El problema es que la solución resulta demasiado sencilla para cualquiera que conozca un poco el tema y la hazaña del protagonista queda en nada. El héroe destiñe un poco. Agradecí la honestidad, pero me quedé al mismo tiempo... a cuadros, en el cine. Ya que pillan a alguien que sepa, ¿no podían haber añadido algo más difícil y heróico manteniendo la dosis de realidad? 

En todo caso, he de decir que, prefiero la honestidad a lo otro. A veces ve uno cosas que le destrozan el posible buen argumento y convierten en un despilfarro el posible gasto en otras buenas cosas de la película. 

Sobre la inteligencia artificial, debo decir que no existe nada parecido. Aunque decimos que un ordenador es una máquina universal, podemos añadirle hardware y programación y sería capaz de hacer casi cualquier cosa, menos pensar. Lo que llamamos inteligencia artificial no es más que una metáfora de lo que en realidad es programación pseudointeligente. La mente del programador es la que pone la inteligencia. Los algoritmos ayudan con su repetición y determinadas fórmulas metemáticas a resolución de problemas que pueden parecer fruto de una inteligencia, pero nunca es tal. Me gustaría hablar de ello más en profundidad, pero tendrá que ser en otro artículo. 

Gracias por leerlo. Podéis dejar vuestros comentarios sobre qué os parecen esas cagadas en la televisión y el cine.